Ante antragamiento infantil…

Si el humano de por si tiene cierta facilidad para atragantarse, en caso de los más peques esto, se multiplica, dado que en su descubrimiento del mundo tienden a chupar o injerir todo lo que se ponga a su alcance. Un resto de alimento o un objeto pueden atascar nuestras vías aéreas. Lo mejor para desbloquear la entrada y salida de aire es realizar la maniobra de Heimlich. Descubre cómo llevarla a cabo.

Y por supuesto, marque 112 antes, y después.

Síguenos!